Las cerdas gestantes se alojan en porquerizas o viven en libertad, aprovechando los recursos que les brinda el propio campo, según la época del año.En el parto suelen nacer entre seis y nueve lechones, que permanecerán con la madre los primeros días, alimentándose de la leche materna; después, y hasta los dos meses de vida, se le incorporará un pienso, denominado de arranque, y a la madre se le dará otro pienso, para ayudarla en la lactancia.

A los 30 días se produce el destete. Entonces, el lechón pesa entre 8 y 10 kgrs.
Comienza para ellos la fase llamada de recría. Vivirá en libertad, alojándose en zahurdones, que le preservarán de las inclemencias del clima.
La siguiente fase llega cuando el peso del cerdo alcanza las 9 arrobas (unos 103,50 kgrs.) pasan a montanera; allí el cebo es en régimen extensivo, totalmente en libertad; entre los meses de noviembre y enero disfrutarán de las bellotas que les proporcionan las encinas y alcornoques

 
y que harán, junto con las hierbas del campo, y el saber de los artesanos, que el jamón ibérico sea inimitable. Incluso se procura que accedan a los lugares más recónditos, en los que la bellota es menos accesible, durante el primer período, antes de que el excesivo peso sea obstáculo para su desenvolvimiento, dejándose para el final de la alimentación las zonas más llanas.
 

En montanera el consumo de bellota del cerdo es de 8 a 10 kilos/día con una reposición de 1 kilo/día, poniendo durante los tres meses de montanera de
6 a 7 arrobas de peso, para obtener animales de gran calidad y con gran infiltración de grasas en sus piezas nobles. Este proceso final se obtiene a los 18
meses de edad y con peso de 14 a 16 arrobas (161 a 184 kgs).
Hay que tener un gran cuidado a la hora de comprar los cerdos ya que si no reunen las características descritas anteriormente no se obtendría el producto adecuado que destaque por su gran calidad.

 
 
emprendedorex.com :: creamos valor
cvv shop